Érase una vez una niña rebelde que no se acababa de creer todo lo que le contaban en el cole. Una malévola intuición le hablaba con una vocecita interior que le decía que había cosas que no tenían ni pies ni cabeza.

Todas esas dudas tenían dos causas.

Una era la de que el Espíritu Santo era una paloma (ahora sé que no, claro, pero aquello de la paloma me tenía frita).

 Y la otra, que los problemas matemáticos solo se podían resolver de la manera como te la explicaban, aunque con otra forma diera el mismo resultado.

Y, por supuesto, que las materias se tenían que memorizar y no hacer preguntas (para las cuales no tenían respuesta (imagino) o, si las tenían, se las callaban.

Esa niña no se conformó con las enseñanzas del cole y devoró libros y libros (todo lo que podía encontrar) para intentar arrojar un poco de luz sobre esas y otras cuestiones.

Pasaron los años y más que encontrar respuestas lo que encontraba eran más preguntas y más cosas que no “encajaban”.

Muchos años más tarde ya tenía clarísimo que la historia que nos contaban era mentira en su mayor parte.

¿Y tú?

¿Te acuerdas de toda la historia que te enseñaron en el Colegio?

Pues la mayor parte es falsa.

Nos enseñaban que el primer Homo Sapiens, o sea nosotros, tenía apenas unos 200.000 años de existencia y que nunca se había mezclado con, por ejemplo, el Hombre de Neanderthal que se había extinguido antes.

Pues resulta que no, que hay evidencias hasta en el ADN de que convivieron e, incluso, se mezclaron.

Cada poco tiempo, se descubren fósiles de cráneos más y más antiguos, a los que le pone nombres del sitio donde lo han encontrado y ya no saben qué hacer ni como clasificar a nuestros ancestros.

Y, no es solo eso.

Te voy a poner algunos ejemplos más:

Seguramente existieron otras civilizaciones avanzadas antes que la nuestra que las catalogan como fantasías, como la Atlántida, Mu o Lemuria y a saber cuántas más.

Que hubo más de un Noé y no salimos todos del mismo sitio. Por cierto, que Lucy (el esqueleto africano) tampoco es la abuela de todos.

Que los antiguos, se paseaban por todo el planeta mucho más de lo que nos han hecho creer, eso sí, debían tardar la vida porque medio de transporte rápido no tenían.

O ¿sí?

Pues lo mismo si, porque descripciones de artefactos voladores las hay en todos los textos antiguos.

Que las Pirámides de Egipto y la Esfinge son más antiguas de lo que nos han dicho y que hay evidencias. Y que, desde luego tenían algo para alumbrarse. Cualquiera que haya ido a las tumbas egipcias de varios pisos subterráneos, se da cuenta de que lo de hacer rebotar la luz de espejo en espejo hasta abajo no se lo cree nadie.

Los Caballeros Templarios no fueron condenados por herejes sino para robarles la pasta por todo el morro.

La historia del cristianismo habría que reescribirla enterita. No digo más

Pero lo mismo pasa con la historia de España, esa España mía, esa España nuestra (Gracias Cecilia).

Y, por ende, la de todo el planeta.  

Colón no se “equivocó” de ruta y apareció como por arte de magia en una tierra desconocida. Hay montones de evidencias de que sabía dónde iba perfectamente bien. Los Caballeros Templarios habían ido ya 200 años antes, pero se lo habían callado celosamente. ¡Menuda mina tenía ahí! ¡Como para decirlo!

Que, posiblemente, a la Iglesia se les “coló” una mujer en el papado, sino ¿para qué iban a necesitar una silla con un agujero por debajo, por el que se comprueba si el candidato “tiene pelotas”?

Y así podría seguir hasta aburrirte. Pero, no te quiero aburrir sino despertar tu curiosidad y hacerte caer en la cuenta de que la historia de verdad es una historia secuestrada.

¡Que nos la han quitaoooo!

¿Por qué?

¿Para qué?

Pues la respuesta te la darás tú mismo si vas siguiendo todos los vídeos del Canal Youtube al que, desde ya, te invito y te insto a suscribirte, para no perderte nada de nada.

Por cierto, la niña de la historia soy yo. Nos vemos en Canal.

¡Suscríbete!

Y disfruta de todas las novedades nada más que salgan del horno ¡tú serás el primero!.

Nunca te enviaremos spam ni compartiremos su dirección de correo electrónico con nadie.
Obtén más información en nuestra página de
política de privacidad

Ir arriba